Conocemos la importancia de publicitarse correctamente para que nuestro negocio o producto pueda alcanzar el éxito. Una de las formas más extendidas para realizar publicidad son los folletos de publicidad o folletos para buzoneo. Pero no todos estos productos tienen la misma repercusión ante el mercado en general, ¿por qué hay folletos publicitarios que tienen tanto éxito, y otros que en cambio apenas funcionan?

A continuación, vamos a presentarte algunos ejemplos de los folletos publicitarios que puedes encontrar en la actualidad:

TIPOS DE FOLLETOS PUBLICITARIOS

Flyers como folleto publicitario

Son folletos de una sola hoja y con dos caras para imprimir. Su mensaje es conciso y muy claro, captando la atención de las personas que reciben el folleto.

También es conocido como volante y es quizás uno de los medios más empleados por cualquier tipo de compañía o empresa, sin importancia de su nivel de empresa.

Aquí mostramos un ejemplo de flyer típico que podemos encontrar en cualquier lugar:

Flyer: ejemplo de folleto publicitario

Díptico: ejemplo de folleto publicitario

Consta de una hoja plegada y cuatro caras para imprimir. El contenido en este tipo de folletos es más cuantioso, suelen utilizarse para publicitar uno o más productos o hablar sobre los servicios de una empresa.

A continuación, indicamos un clásico ejemplo de díptico:

Ejemplo de folleto de publicidad, el díptico

Si necesitas más información sobre los dípticos, puedes consultar nuestra publicación sobre qué es un díptico.

Tríptico como ejemplo de folleto

Esta formado por una hoja plegada en tres cuerpos y seis caras para imprimir. Esta modalidad de folleto publicitario es uno de los tipos más empleados para publicitar todo tipo de empresas, servicios y eventos varios, al disponer de una mayor amplitud de espacio gracias a las seis caras que dispone el folleto.

A continuación, indicamos un ejemplo de tríptico:

Ejemplo de tríptico publicitario

CÓMO CAPTAR LA ATENCIÓN CON EL FOLLETO PUBLICITARIO

  • Lo principal que hay que hacer es averiguar a qué mercado va dirigido. No es igual diseñar un flyer publicitario para un evento social, que repartir un folleto publicitario para un negocio de servicios. No es el mismo mercado y es algo que se debe tener en cuenta si queremos alcanzar la mayor eficacia posible.
  • Pensar bien cuál va a ser el mensaje. Debe ser un mensaje claro y nítido, que induzca al receptor a realizar una acción determinada. La tipografía utilizada tiene que ser clara y adecuada para que la podamos leer con facilidad . Se prefiere también que sea más bien grande para atraer la atención del lector, ya que si utilizamos una letra pequeña el impacto visual y por lo tanto la atención, es menor para nuestro público.
  • Centrarse en los beneficios que el producto o su empresa puede aportar al receptor. Hay que destacarlo porque va a ser el punto diferenciador de nuestra empresa y por lo tanto, el gancho empresarial.
  • Usar los colores de forma adecuada sin sobrecargar. Emplee los colores de su imagen corporativa pero siempre con buen gusto. Una cosa es crear un folleto que llame bastante la atención y otra es agredir la vista del lector.
  • Los datos de contacto tienen que estar claros y en un sitio donde sea fácil verlos para el lector, en un tamaño menor que la oferta o producto que se promocione. El número de teléfono no debe ser lo que más llame la atención del flyer, debe de ser nuestro producto y si somos capaces de convencer que es lo más apropiado para el lector, ya se ocupará el lector de buscar el teléfono y la dirección, aunque debemos ponerlo fácil.

Como puedes observar, son diversos los puntos sobre cómo captar esa atención del público al que nos dirigimos. No basta con tener únicamente 1 punto a la perfección, es mejor contar con todos los puntos optimizados para garantizar el éxito de estos ejemplos de folletos publicitarios.