El Parabriseado

Comunicarse con los clientes en potencia es una de las más principales necesidades del marketing, para lo tanto se han desarrollado distintos metodologías para lograr este objetivo. El perching, el poming y el parabriseado son algunos excelentes ejemplos de técnicas que se emplean para iniciar una comunicación con el cliente. Sobre el parabriseado explicaremos los principios esenciales.

El parabriseado se puede explicar

Como la estrategia de reparto de publicidad impresa como folletos o flyers, tarjetas, los cuales se dejan en el parabrisas de los coches. De este modo estamos muy próximos a nuestro target deseado, también es una forma que facilita el reparto por su fácil acceso y amplia zona de acción.

Algunos de los consejos que se pueden ofrecer al emplear el parabriseado es que este tipo de acciones deben tener los objetivos bien localizados para poder tener éxito. También se sugiere emplear este tipo de acciones junto con otros métodos, para poder monitorizar cuál es la que tiene un mayor impacto en el posible cliente. Resulta también muy importante trabajar con el contenido que se imprimirá en los materiales de publicidad, para que sean llamativos y de impacto.

También se aconseja que, en lo que se refiere al diseño

Debe contar con un cromatismo que llame la atención del público de forma inmediata.

Para imponer una estrategia de parabriseado es conveniente complementarla con otras distintas técnicas existentes en geomarketing para la delimitación de las zonas de acción en las que se desarrollará el reparto de publicidad. Siendo también importante la segmentación del target preciso para nuestros clientes.

Como ocurre con otras técnicas de reparto como el poming o el perching, hay que comentar que el parabriseado no cuenta con el permiso necesaria en algunos municipios de Cataluña, por tanto antes de efectuarlo hay que informarse si está permitido en el municipio en que queramos actuar, para no incumplir ninguna normativa legal.